Como evitar que te pidan rebajas cuando vendes tu casa

Como evitar que te pidan rebajas cuando vendes tu casa

¿Te gustaría saber cómo evitar que te pidan rebajas cuando vendes tu casa?

Nuestra casa, nuestro hogar…cuando decidimos venderlo, sea por la razón que sea, necesitamos hacerlo rápido y sobre todo a buen precio. Al precio que se merece. ¿y cómo podemos hacer para conseguirlo y que los posibles compradores no intenten comprarlo por debajo de su precio real?

Hoy vamos a descubrirlo en 4 sencillos pasos:

  1. Comprueba realmente que el precio que pides por tu casa está a precio de mercado.
  2. Prepara tu casa para la venta
  3. Elige un buen asesor inmobiliario
  4. Cuida las visitas.

Esa casa que vendemos indudablemente será la mejor para nosotros, por eso es nuestra pero es hora de verla desde fuera, a través de los ojos de comprador.

VAMOS A COMPROBAR EL PRECIO DE MERCADO.

¿Cómo hacerlo?

Una forma rápida y eficaz de saber qué precio poner a tu casa en el momento de la venta es acudiendo a los portales inmobiliarios y seleccionar las viviendas que se encuentran en venta en tu zona. Busca aquellas que se asemejen más a la tuya, en número de habitaciónes, si tienen o no zonas exteriores, ascensor, plaza de garaje, metros cuadrados…

Fijate en los precios que piden por ellas, teniendo muy en cuenta los de las viviendas que llevan mucho tiempo en venta, si no se ha vendido, valora que quizás su precio es elevado, ese punto te dará la pista para fijar un precio por la tuya.

Cuánta más competencia tengas peor porque más te costará destacar tu casa, o quizás sea lo mejor que te pueda pasar si sigues el siguiente punto:

PREPARA TU CASA PARA LA VENTA

Si tu casa está llena de muebles, valora la posibilidad de retirar los que sean más antiguos, los que se vean más desactualizados.

Retira objetos personales, actualiza textiles, aporta nuevos materiales, más actualizados…

De nada sirven los esfuerzos por vender, si esa casa que ofreces está mal presentada, si la decoración está desactualizada, si está desordenada, sucia, muy personalizada con objetos decorativos y preferencias muy marcadas, si tiene desperfectos…

Lo primero es lo primero. La tuya si quieres venderla, debe destacar entre las demás que se oferten en la zona. La tuya debe ser la más guapa.

Así que prepárala, límpiala, despersonalízala, repara desperfectos, actualízala y contrata a un profesional Home Stager o estilista inmobiliario para que te ayude a preparar una buena puesta en escena de esa vivienda.

Algunos expertos estiman que con una inversión aproximada de 1.000 euros se ahorran unos 6.000 al evitar rebajar la vivienda.

Además, esta actuación de estilismo inmobiliario te ayudará a vender tu casa hasta 8 veces más rápido.

ELIGE UNA BUENA INMOBILIARIA

Si quieres ganar tiempo y evitar ocuparte de todos los trámites que supone la venta de una vivienda, el consejo es que lo dejes en manos de un buen asesor inmobiliario.

Haz una búsqueda de las mejores que existen en tu zona, y aquí no dudes, ve a la que te ofrece mayores garantías de venta.

Una buena inmobiliaria debe preocuparse por su cliente e involucrarse 100% con la venta. De nada sirve que elijas al más barato si al final vas a tener que rebajar el precio de la vivienda porque lo único que han hecho es quitar la foto (a veces ni eso) y sentarse a esperar que suceda el milagro.

Así que antes de poner tu vivienda en manos de nadie, asegúrate de que se preocupan por sus clientes y por vender esas viviendas. Puedes ver en su pag. Web o redes sociales como anuncian y promocionan las viviendas y cual es el porcentaje de venta que tienen.

También podrías contactar con personas que tengan su vivienda a la venta con ellos, o que la hayan tenido y asegurarte de que se preocupan por sus clientes.

CUIDA LAS VISITAS.

La hora de las visitas es super importante. Tan importante como tener la casa limpia, recogida y preparada para recibirlas. De nada sirve todo esto si luego no se muestran de forma correcta.

¿Cuál es la mejor manera de mostrar la vivienda?

Siempre con una sonrisa, sé amable, ve sin prisas, queda fatal mostrar una vivienda aprisa y corriendo, al visitante le dará la impresión de que estás deseando que se vaya.

Sé un buen anfitrión, incluso podrías tener preparado un poco de café, té y unas pastas, la visita será más amena y podrías conocer un poco mejor cuales son las necesidades que tiene el posible comprador y cómo se podría ajustar la vivienda a ellas.

Preocúpate de que durante la visita, se sientan como en casa.

Ten en cuenta siempre antes de mostrar tu vivienda si eres particular, o una vivienda si eres inmobiliario de ponerte siempre en la piel de quien va a verla, las personas van a ver el posible lugar donde van a vivir. Pregúntate cómo te gustaría a ti que te lo mostraran. Si lo piensas te dará la clave para que tu visita se valla con una sensación muy agradable, y lo mejor, con la idea y las ganas de hacerse con esa casa y convertirla en su hogar.

Ya lo ves en 4 sencillos pasos, lograrás que sea tu casa la que destaque entre las demás. ¿Te queda alguna duda? Llámame y hablamos.

Soy Susana Abal, directora de proyectos de Desde cero Home Staging y estaré encantada de poder resolver tus dudas.

Deja un comentario

Cerrar menú